Cristian Pusso y sus trucos de decoración

1339418723_0

Credenciales: Este empresario, socio fundador y miembro del consejo directivo de Casa Decor nació en la ciudad argentina de San Carlos de Bariloche el 3 de mayo de 1956. Tras estudiar Publicidad y Comunicación fundó una productora de radio y publicidad. Luego lanzó la editorial Proedi, dedicada a la informática, y la empresa Mailcorp, que dio asistencia técnica a correos. En 1992 fundó en España Casa Decor (réplica de la brasileña Casa Cor), que hoy está considerada “la mayor pasarela de decoración de Europa”. Además, es vocal de la Fundación Esclerosis Múltiple y pertenece al consejo asesor Idec Pompeu Fabra en Argentina. Está divorciado y tiene tres hijos.

[foto de la noticia]

RITUAL DE TRABAJO. Me levanto sobre las 7.00 h, voy al gimnasio, me ducho y en la oficina leo el periódico por Internet. Con los años he aprendido a organizarme. Me considero un estratega. Nada bueno ocurre accidentalmente.

EN SU CASA. No tengo demasiados objetos. La decoración la aportan las texturas, los muebles y algunos cuadros. Destaco un retrato al óleo que me hizo un pintor en Barcelona en 2002; un cuadro pintado por Dávila en 1960 con la curiosa inscripción 1+1=2; un búho de bronce; o una sopera plateada con más de 80 años que se utilizó en un ferrocarril inglés y que me regaló mi madre como recuerdo de nuestro viaje en camarote desde Bariloche a Buenos Aires.

MEDIO DE TRANSPORTE. Prefiero caminar por el madrileño Paseo de la Castellana y por la Gran Vía. Es una manera de llegar siempre a tiempo a las reuniones.

BIEN MÁS PRECIADO. Mis tres hijos y mi pareja, Laura. Cristian, con una discapacidad intelectual desde su nacimiento, es una persona que da el ejemplo de vida con su energía, su sonrisa y agradecimientos permanentes. Nicolás tiene su propia empresa, Ants Ideas. Rodrigo, un apasionado de la música, compone desde los 14 años. Estudió canto y piano.

[foto de la noticia]

SU AUTOMÓVIL. Conduzco un Porsche Boxster descapotable de color negro.

UNA COMIDA. Me encanta comer carne asada con verduras a la brasa en la finca de mi hermano, en Zárate. También suelo ir al restaurante La Brigada, un clásico bonaerense en San Telmo, y siempre pido un buen tinto de Rutini o un Marqués de Riscal. Luego suelo terminar con un gin tonic con ginebra Mombasa, destilada en Londres por un amigo mío.

ÁRBOL PREFERIDO. El olivo. Aguanta las inclemencias y perdura en el tiempo. Hace 12 años planté más de 90 en mi finca, al lado de una laguna.

[foto de la noticia]

UNA ESTANCIA. Las de estilo minimalista, y en la que no falte una buena chimenea y amplios ventanales.

EN LA MESA. Me gusta mucho la ceremonia de las comidas. Los cubiertos de plata forman parte del ritual, igual que las copas y los manteles blancos.

PASIONES. Adoro cocinar, sobre todo platos italianos, e ir a comprar los ingredientes al mercado. También disfruto invitando a los amigos y haciendo deporte. Practico el windsurf, el esquí, la pesca de trucha… Cuando estoy en Argentina, no me pierdo el Abierto de Polo. Además, soy un apasionado de la música clásica y del ballet. Siempre hago un hueco para ir al Teatro Real de Madrid o al Colón de Buenos Aires.

POSESIÓN DE REFERENCIA. Frente al río Paraná, una costa de 1.000 metros sobre la isla.

HÉROES. Los que dedican su tiempo a las personas discapacitadas.

[foto de la noticia]

FORMA DE VESTIR. Clásica, ya sea estilo inglés o italiano. Casi siempre llevo americana azul y camisas con gemelos. Si voy de sport, camisa blanca de vestir y jeans, nunca zapatillas.

FILOSOFÍA. Igualdad, fraternidad y libertad. Las ideas ilustradas marcan mi vida y mi relación con los demás. La influencia de un padre médico es muy fuerte. He aprendido que “menos es más”.

CARGO DE CONCIENCIA. El dulce de leche. A veces me levanto de madrugada y me doy un atracón.

COLECCIONA. Miniaturas de coches de Fórmula 1. Atesoro desde los Mercedes-Benz de Fangio hasta el Ferrari de Fernando Alonso, del que tengo una maqueta en mi escritorio.

DEJA PARA MAÑANA. Ir a las consultas de médicos o visitar hospitales. Con mi padre fui demasiado a menudo en mi infancia.

[foto de la noticia]

QUÉ MÚSICA LLEVA EN EL IPOD. La que toca mi hijo Rodrigo. Tiene colgadas algunas de sus canciones en YouTube.

SOBRE SU MESILLA. Las fotos de mis hijos y un Rolex que me compré a los 21 años con números romanos y calendario. El Jaeger-LeCoultre lo uso cuando llevo el esmoquin y para jugar a golf.

REFRÁN. “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Desde pequeño me cuesta concentrarme demasiado en algo, por eso agradezco mucho cuando las ideas se expresan en pocas palabras.

LIBRO DE CABECERA. El Principito. La primera vez que lo leí tenía 13 años.

RETO PENDIENTE. El capitán de un velero me invitó a la regata Cádiz-República Dominicana en 2004, con cuatro olímpicos entre los tripulantes. Yo no la pude hacer, y ellos ganaron la regata. Espero vivir la experiencia en el futuro.

EN LA NEVERA. Siempre hay queso, vino blanco y fresones.

[foto de la noticia]

PARQUES FAVORITOS. Los Bosques de Palermo (Buenos Aires), Central Park (Nueva York) y el Retiro (Madrid). Me gusta caminar en La Barra, un pequeño pueblo de pescadores en Punta del Este (Uruguay).

EN EL BOLSILLO. Llevo siempre mi iPhone. Sobre todo lo utilizo para hacer fotos y compartirlas después.

EXPERIENCIA QUE REPETIRÍA. Un viaje de 6.000 km que hice con mis hijos. Fuimos desde Buenos Aires hasta Salta. Pasamos por Hama, a 4.800 m de altura, y cruzamos el desierto de Atacama.

LE HA SOBRECOGIDO. La última experiencia que he vivido y me no me ha dejado indiferente ha sido pilotar un avión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *